sábado, 22 de septiembre de 2007

EL PERSONAJE/001

COLLIN FARRE: SER RICO NO ES TAN GRAVE
Alegra encontrarse con casos como éste, que demuestran que vivir atormentado por poseer enormes riquezas se alivia ayudando a los pobres. Así lo hizo este actor irlandés que en el año 2003 escuchó en la radio que ofrecían un premio de 2.000 dólares a quien les llevara a un "sin techo". Él se acercó al primero que encontró en la calle y ganó para el indigente la recompensa. En el año 2007 volvió a encontrarse con el todavía desafortunado personaje y esta vez lo llevó de compras, renovó su vestuario y le proporcionó un piso para todo un año. Resalto esta actitud porque a mí me pasó lo mismo el año 2004 en Barcelona, cuando una persona desconocida me sufragó un piso/estudio en el centro de la ciudad equipándolo de los servicios más elementales (cocina y agua caliente, amen de mobiliario). En conclusión: que los ricos nos pueden porporcionar comodidades y los pobres podemos convertirnos en sus más eficaces psicólogos. No está mal el intercambio y todos saldremos ganando.

1 comentario:

Roger dijo...

!!absolutamente de acuerdo con tu opinion!!!
Está espectacular tu artículo y con toda razón : muchas conciencias se limpian de esta manera...aunque si la ayuda es mutua, pues bueno estará. Lo que no me agrada es que es efímera y fugaz, solo para un momento....después, todo sigue igual, menos ( aparentemente) la consciencia de algunos.
un abrazo gordo escritor