viernes, 14 de noviembre de 2008

RECORTES DE PRENSA/015

LA MIRADA DE LA CALLE Texto: Juan Royo
Foto: Juan Lemus (en Moneda Única.
Octubre 2008)
El pintor, ilustrador y dibujante de cómics, Miquel Fuster (Barcelona, 7 de febrero de 1944) fue ponente en el último encuentro de participación de personas en situación de pobreza en La Unión Europea, celebrado este verano en Zaragoza. Pero, ¿qué pinta un artista en este tipo de eventos?. Miquel pintó su testimonio. xxxEste barcelonés pasó quince años de su vida en la calle, alternando las pensiones y los albergues, con los cajeros automáticos, los cartones y las estaciones de trenes y autobuses. Parece imposible creer que Miquel Fuster —cuya obra distribuía en el extranjero en los años sesenta la agencia Selecciones Ilustradas del legendario Joseph Toutain— llegara a ser un indigente que mendigaba unos tretrabriks de vino a los turistas a cambio de cuadros taurinos en el catalán barrio de Sants. A pesar de nunca firmar cómic de autor, Miquel gozó de una vida de éxitos profesionales desde muy temprana edad. Su don, la pintura, le permitió el reconocimiento profesional y la admiración de sus allegados lo que unido a su carácter extrovertido, vividor, generoso, mujeriego... le hicieron derrochar su fortuna. «Amigos del alma, y mujeres que dijeron amarme me hicieron creer que yo era Dios» reconoce, sin embargo, sin ningún rasgo de amargura ni rencor. xxxEn la actualidad se encuentra rehabilitado gracias a la Fundación Arrels y en octubre acabará la desgarradora novela gráfica de su vida y que previsiblemente será publicada por una entidad financiera. Su obra reciente es un verdadero ejercicio de redención. En cada cuadro, Miquel revive dramáticos acontecimientos de su vida. Como aquellas mujeres que le amaron y a las que amó. xxxY aquellas que las drogas le arrebataron. Como la violencia y el miedo, la incomprensión y el desprecio de las personas en cuyo mundo feliz no caben despojos ni alteraciones del orden establecido. xxxComo la rama del árbol que veía —cuando el amanecer le despertaba en el frío suelo de la montaña barcelonesa, a la que huía muchas noches en el tren de cercanías de Les Planes— y que en su delirio interpretaba como una soga de un reo. «A pesar de lo que he tenido que pasar estos años en la calle, jamás me arrepentí en absoluto de esos años» dice. Y es que Miquel es orgulloso y también agradecido. A la Fundación Arrels le debe la vida. Y con su pintura y sus ganas de vivir está pagando su deuda.
Reflexión
No voy a hablar de Miquel porque ya hablo bastante de él (y con él, que es más peliagudo). Voy a hablar de Juan Royo, al autor del artículo, porque —lejos de mí cualquier pretensión aduladora y gratuita— me ha impresionado. Enumero: su elegancia en la redacción, por fresca y ajustada; su capacidad de retrato literario porque traza perfectamente todas las facetas de Miquel sin dobleces ni florituras; por saber descubrir con la misma naturalidad el pasado de éxitos, el paréntesis de decadencia y su actual resurrección (tengo la misma sensación de mi propia trayectoria); por plasmar, con claridad meridiana y pluma milimétrica, la calidad artística humana del personaje; por su osadía al incrustar, con lujo de maquetación y estilismo, este artículo en una revista couché de economía que, supongo, entra por las jambas de los altos despachos financieros. Gracias, Juan Royo, por poner a Miquel en el sitio que se merece, con sus crueldades y sus ternuras. Gracias porque el ostracismo sufrido por tantos y tantos como él ha sido inhumano e injusto. Has roto una lanza en un campo de molinos de viento a los que la sensatez de nuestra locura acabará derrotando. xxxLo de vividor y mujeriego lo podríamos matizar tomando un café; lo de extrovertido y generoso lo certifico yo que, si no lo he parido, sí lo amamanto (y él a mí) de ilusiones en nuestra etapa, no sé si más productiva, pero sí más sincera. xxxHas abierto un camino; ahora esperemos muchos valientes que lo sigan y el muro de cristal... segur que tomba, tomba, tomba i ens podrem alliberar (L. Llach).

8 comentarios:

Juan Royo dijo...

http://juanroyo.blogspot.com/2008/11/cameos-de-miquel-fuster.html
vaya nunca me habían hecho una crítica a un artículo mío tan emocionante!! muchas gracias!!
abrazos
juan

Anónimo dijo...

adelante .......solo los k hemos vivido situaciones extremas sabemos el valor de la sencillez.......me ha emocionado veros en la tv3.un beso

Anónimo dijo...

Me a gustado mucho verte en TV.
Un amigo.

Anónimo dijo...

Hola Mique Vito. somos un grupo de estudiantes de integración social, te vimos anoche en "Sense embuts". Nos guataría saber si estarías interesado en hablar con nosotras para un trabajo que estamos realizando sobre los sin techo. De momento no es urgente, solo es una primera puesta en contacto. Gracias anticipadamente

Paquitapi dijo...

Fue muy emocionante verte en tv, y triste ver por todo lo que has pasado, ahora me alegra ver que hay gente que esta dispuesta a darte una mano, y estoy segura de que cuando vea alguna persona como tu, la miraré con otros ojos, y hasta puede que le haga un ratito de compañia, y darle un bocata o un tapper con macarrones...y me sentiré bien si veo solo una sonrisa.

MariPau dijo...

Muchas gracias por dejarnos disfrutar de tus textos y entrevistas de nuevo. Es un placer leer todo lo que escribes.
Gracias.
MariPau

Dani dijo...

Dado que no aparece ningún artículo navideño... Felices fiestas y próspero año nuevo Miguel!

Que el año nuevo te traiga ilusiones, muchos artículos nuevos y suerte!

María dijo...

Me sumo a Dani y te comento, Luis, que ni artículo navideño ni siquiera uno para empezar el 2009, así que esperando que pronto des señales de vida te deseo ¡Feliz año 2009!